Las prótesis dentales son elementos artificiales con los cuales se busca restaurar la función y la estética de los dientes perdidos, teniendo en cuenta la anatomía y fisiología de los pacientes que han perdido una o más piezas.

Existen varios tipos de prótesis, entre las más comunes encontramos:

1. Prótesis total: Se realiza en pacientes que han perdido todos los dientes de uno o de ambos maxilares. Este tipo de prótesis se realiza en acrílico que simula el color dela encía dando una apariencia natural a este tipo de rehabilitación dental.

2. Prótesis parcial removible: Está indicada en personas que han perdido algunas piezas dentarias y posee los dientes restantes en condiciones óptimas. Puede ser elaborada con base metálica o acrílica dependiendo del caso específico de cada paciente.

3. Prótesis inmediata: Este tipo de prótesis se realiza cuando hay que extraer un diente que presenta algún tipo de enfermedad y que no es posible conservarlo en boca. Es de carácter provisional y se deja durante el periodo de cicatrización del tejido en el área del diente extraído.

4. Prótesis parcial fija: Este tipo de prótesis es también conocido como corona. Se realiza en dientes con poca estructura dental restante posterior a una fractura o a una caries extensa. Los materiales elegidos para este tipo de tratamiento son el metal, la porcelana o una combinación de ambos materiales.

5. Incrustaciones: Son restauraciones dentales parciales e indirectas que se usan para reparar dientes con caries, moderada o que hayan sufrido algún tipo de fractura siempre y cuando el daño dental no requiera un tratamiento más invasivo tipo corona completa.

6. Carillas: Son pequeñas y delgadas cascaras de porcelana que cubren los dientes por su cara anterior. Este tipo de tratamiento se realiza para modificar el color, la forma, la longitud y el tamaño de los dientes mejorando de este modo la estética dental del paciente.

Leave a Reply